Obesidad en los conejos

Obesidad en los conejos

Obesidad en los conejos

El sobrepeso o la obesidad es un problema muy frecuente en los conejos domésticos. Esta problemática es el resultado de una dieta alta en calorías (proteínas, azúcares, grasas y almidón) y muy baja en fibra, además de un estilo de vida sedentaria.

¿Cómo podemos saber si un conejo es obeso?

Cuando has visto un conejo salvaje seguro que has apreciado que éstos son delgados, fuertes y musculosos. La silueta de un conejo no obeso debe estar cerca de esas características, siempre teniendo en cuenta las características propias de cada raza. Un conejo en buenas condiciones debe ser delgado y liso, y tocándolo podremos sentir sus costillas.

Signos de obesidad

Además del aspecto físico , hay otros dignos que pueden alarmarnos de que nuestro conejo tiene sobrepeso. La falta de higiene es uno de los principales, ya que un conejo con sobrepeso tiene problemas para alcanzar la zona del ano, de los genitales o la zona de la espalda baja.

Igualmente podemos apreciar una gran papada en los conejos con sobrepeso (cuidado que hay razas que tienen una papada palpable por naturaleza), podemos ver que no se come los “cecotropes”, vemos que su cabeza es mucho más pequeña que su cuerpo en proporción o apreciamos que es casi tan ancho como largo.

Causas de la obesidad

En primer lugar las golosinas. Éstas no son nada recomendables. A menudo podemos darle alguna para premiarle o como signo de afecto, pero nunca debe ser algo habitual. Sustituye estos premios por hierbas o legumbres secas, alimentos que también harán al conejo feliz sin efectos adversos para su salud.

En segundo lugar, una dieta demasiado rica. Demasiada comida compuesta granulada y poco heno y verdura.

Por último encontramos que otra de las causas es una vida demasiado sedentaria, demasiado tiempo en la jaula y falta de ejercicio. Debemos recordar que los conejos no están hechos para vivir en una jaula y que debemos permitirles correr, saltar y jugar para estar sanos. Haciéndolo el conejo fortalece su esqueleto y sus músculos, y quema calorías.

Riesgos de la obesidad

Problemas dermatológicos por la falta de higiene. El conejo no puede llegar por si solo a ciertas partes de su cuerpo, sobre todo en la zona del ano y cerca de la cola. Esta falta de higiene puede provocar problemas dermatológicos.

La falta de higiene también puede provocar irritaciones por la retención de la orina en su piel. Y esto puede conducir a infecciones urinarias y dermatológicas repetidas.

Pododermatitis. Los pies de los conejos soportan mucho peso y el conejo no se mueve lo suficiente. El resultado es que en la parte inferior de las patas aparecen unas úlceras profundas. En caso de aparecer deberemos tratar a nuestro amigo con un tratamiento con antibióticos.

Deficiencia de vitamina causada por la no absorción de los cecotropes. Esto puede conducir a serios problemas de salud y trastornos digestivos.

Menor resistencia a las altas temperaturas.

Riesgo de complicaciones con la anestesia.

Prevención de la obesidad

Una dieta rica en fibra es la mejor prevención. El conejo tiene que comer un montón de heno, de hierba y de follaje, y poco alimento granulado. El consumo de agua potable debe ser elevado también. La dosis diaria de granulado no debe superar el 2% del peso del conejo.

Aumenta la variedad de verduras, pero evita las zanahorias o las frutas que contengan demasiada azúcar.

Juega con tu conejo y anímale a realizar ejercicio en libertad. Sácale más tiempo de la jaula y permítele que curiosee, salte o corra con total libertad. Estimula su curiosidad construyendo pequeñas rutas y escondites. 

Compártelo en tu red social:
Más en Mascotas - Conejos:
Aviso legal Contacto Google+ Facebook